jueves, 22 de mayo de 2014

Alvar Aalto: Sueños de Escandinavia


Villa Mareia, un ícono arquitectónico proyectado íntegramente por Alvar Aalto en 1938 para un matrimonio que luego fue propiestario de ArteK la firma finlandesa que representó los diseños de Aalto.

Uno de mis primeros trabajos mientras terminaba mi carrera fue en una revista de viajes. Apenas empecé, en reunión de sumario días le confesé a mi editora que soñaba con visitar Finlandia. No tenía muchas razones, sólo la idealización de que era un país arquetípico en el fin del mundo. Seis meses después me encontraba en un avión sobrevolando Groenlandia hacia Helsinki y comprobé que los sueños muchas veces se hacen realidad. 

Viajé durante diez días por los confines de Escandinavia y me enamoré de su arquitectura, de su historia y de esa luz tan intensa y blanquecina. Una amiga muy querida estudiaba arquitectura y emocionada por mi destino me rogó que le trajera algo, aunque sea chiquito, de un arquitecto que ella admiraba: Alvar Aalto. Resultó que Alto es un paradigma de la arquitectura nórdica así que visité museos, iglesias y varios edificios ideados por él. Me cautivó la visión de este genio del diseño y es el día de hoy que recuerdo este viaje como en una suerte de limbo, dudando si fue real o si lo soñé. 

Alvar Aalto en su mesa de trabajo.

La casa de Aalto en Helsinki.

La mesa bar, un clásico de Alvar Aalto.

La Lounge Chair 406 es uno de sus diseños más emblemáticos junto con sus contenedores de vidrio soplado (regalo que traje a casa para mi amiga que aún lo atesora como uno de sus objetos de diseño más preciados)

2 comentarios:

mercedes rodriguez dijo...

Hoy la arquitectura escandinava es tendencia, y aalto fue sin duda uno de sus precursores. Fue el creador de un sistema de enchapado de madera para lograr madera curvada y así llevar a cabo esos increíbles diseños orgánicos que son admirados hasta el día de hoy!! Realmente debe haber sido un viaje soñado!!! hermoso post, ami me lleno de nostalgia al recordar los trabajos que hacia en la facu sobre él!

Vero Palazzo dijo...

Tengo un contenedor de vidrio azul, divino regalo de un cliente finlandes, de mis epocas de trabajo en turismo. Fue de los regalos mas lindos que me hcieron y todavia lo tengo!